Los bollitos más esponjosos, para rellenar a tu gusto

Los bollitos más esponjosos, para rellenar a tu gusto

Los que me siguen hace tiempo saben que tengo una asignatura pendiente, a la que tengo más miedo que vergüenza, y eso es a hacer pan. Le tengo tanto respeto, me parece una elaboración tan mágica que no me veo suficientemente preparada para hacerlo y realmente lo dilato y lo dilato por el simple miedo al fracaso. Cómo imaginar que apenas tres ingredientes, harina, agua y sal, pueden convertirse en esa maravilla que es el pan, donde las bacterias de la levadura se reproducen a su antojo y son las que verdaderamente deciden el resultado final. Hay que hacerse amigas, conocerse para ver cómo se comportan y por dónde van a tirar. Así es que estoy empezando tímidamente, y este es el resultado: unos estupendos, esponjosos, maravillosos bollitos de pan que pueden usar como quieras, rellenos de salado o dulce y son una autentica delicia. Sabéis que normalmente suelo ser más humilde con mis recetas, pero es que con esta estoy tan tan orgullosa, que no queda más que mostrároslo. No dejéis de hacer los  bollitos más esponjosos, para rellenar a tu gusto, porque la sensación que tendréis será de auténtica felicidad.

 

 

Los bollitos más esponjosos, para rellenar a tu gusto

Y es que hacer pan es realmente mágico; probablemente sea una sensación atávica, un miedo que a veces me paraliza y hago como el avestruz: me escondo y dilato la idea de ponerme a ello, pero es que el fracaso no nos gusta a nadie, ¿verdad?.  Lo curioso es que algo tan aparentemente sencillo imponga tanto respeto, muy pocos se atrevan a ello y estoy convencida que es sólo cuestión de conocerse, poco a poco, saber cómo se comporta según qué situaciones, qué temperatura, qué materias primas se usan y es precisamente ese misterio lo que le hace más atrayente y el éxito se convierte en una gran fiesta.

Pues algo parecido a eso es lo que me ha ocurrido con esta receta. Como veis es muy sencilla, como os decía pero hay que tratarla con mucho amor (este es un secretito que estoy descubriendo poco a poco), con mucho mimo, casi como a un niño y creo que te lo agradece. Yo traté la masa con una mezcla de cariño y respeto que, aparentemente, me dio resultado, porque aparecieron unos bollitos muyyyyyy esponjosos, deliciosos para rellenar y con ese olor a masa madre un pelín ácida que a mi, personalmente, me encanta. No dejéis de hacerla, sed valientes y empecemos el club de los panaderos novatos donde nos contemos cada uno de nosotros nuestras experiencias, fracasos o éxitos, decepciones o entusiasmos.

Ingredientes:

500 grs de harina de gran fuerza

50 grs de azúcar glass

40 grs de mantequilla sin sal

2 huevos

15 grs de levadura en polvo

1 pizca de sal

150 ml de leche templada

140 ml de agua

Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en un bol, pero sólo con un cuarto del agua necesaria (alrededor de 35 ml). Yo lo amasé con la mano, porque me encanta, pero lo podéis hacer con una amasadora o cualquier otro robot de cocina. Cuando esté mezclado le vamos añadiendo, poco a poco, el resto del agua, y volvemos a amasar durante, aproximadamente, cuatro minutos. Ponemos, de nuevo en el bol y tapamos con un paño o con film y dejamos que doble su tamaño en un sitio cálido de la casa.

Cuando haya doblado su volumen lo cogemos con cuidado (veremos que es super esponjoso) y colocamos sobre la encimera, previamente enharinada, y volvemos a amasar otros 10 minutos y vamos haciendo pequeños cilindros de alrededor de 70 grs de peso y 13 cm de longitud. Colocamos encima de una bandeja de horno previamente engrasada (con una separación entre ellos de alrededor de 5 cms) y volvemos a dejar que doblen su tamaño hasta que casi se toquen. Cuando ya estén meteremos en el horno, previamente calentado, alrededor de 10 minutos (cuando veamos que han cogido un color dorado estupendo).

Los bollitos más esponjosos, para rellenar a tu gusto

Dejamos enfriar fuera del horno, sobre una rejilla.

Podemos rellenarlo de lo que queramos, admite tanto dulce como salado. A mi me apeteció hacerlo de nata y fresas, pero va fenomenal con salmón y queso fresco, un buen fiambre de pavo con tomate natural…. mil posibilidades.

Los bollitos más esponjosos, para rellenar a tu gusto

No me digáis que no es fácil de hacer. No tenemos excusas.

firma

Anuncios

27 comentarios en “Los bollitos más esponjosos, para rellenar a tu gusto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s