Tarta de queso “en un minuto”

 

 

Tarta de queso "en un minuto"

Sí, lo sé, hay tantas tartas de queso como cocineros en el mundo. Y sí, sin duda, todas son las mejores; también sé que el queso o la nata le dan un sabor inconfundible, pero esta receta que hoy os propongo es de las mejores, os lo aseguro, y el uso de la crema fresca y el queso batido la hace muy ligera y con un gran sabor…. Y se tiene lista en nada de tiempo. ¿Vais a dejar de ver esta estupenda receta de tarta de queso “en un minuto”?

Hace tiempo que estoy usando la crème fraîche, crema fresca en español (que no es lo mismo que crema agria o “sour cream”) pues me encanta la textura que tiene, espesa pero con cuerpo, y con un ligero sabor ácido que recuerda a la mantequilla con nueces. Me estoy aventurando a hacerla en casa, porque no es más que nata (para montar, con un 35% o más de grasa) con bacterias, ya sea en forma de yogur o mantequilla que hace que fermente et voilà, tengamos este maravilloso ingrediente que nos da esa suavidad a esta tarta que hoy os propongo. Y no os quedéis sólo ahí, porque también podemos aromatizarla con especias, para usarla tanto en platos dulces como salados, por ejemplo  con miel, o sustituir a la mantequilla en una tostada con mermelada. En fin, vamos con la receta, porque se me ocurren un montón de ideas y, si no, no termino.

Ingredientes:

170 grs de galletas

100 grs de mantequilla en pomada

200 grs de queso batido

200 grs de crème fraiche

110 grs de azúcar glass

1 sobre de azúcar avainillado

1 huevo

1 yema de huevo

Frambuesas frescas

Preparación:

Vamos poniendo el horno a 180º arriba y abajo.

Tarta de queso "en un minuto"

Mientras, metemos las galletas en una bolsa de congelar y la troceamos hasta que queden molidas (a mí me gustan muy molidas). Si no tenemos la mantequilla en pomada, la metemos un segundo en el microondas para fundirla y la mezclamos con las galletas en un bol. Cubrimos el fondo del molde (previamente hemos puesto papel sulfurizado, para poder desmoldarlo sin problema), apretamos para compactar la base de las galletas y horneamos unos 8 minutos. Sacamos y dejamos enfriar.

Aprovechamos para mezclar el queso, la crème fraiche, el azúcar glass, el azúcar avainillado, el huevo y la yema del huevo (como veis, es muy, muy fácil) y vertemos en el molde, que ya se habrá templado. Lo metemos en el horno durante 35 minutos a 160º (vamos pinchando para ver si está cuajado)  o cuando veamos que tiene ese color doradito tan apetecible.

Sacamos del horno y dejamos enfriar. A continuación, lo metemos un par de horas en el frigorífico para que termine de asentarse. Yo lo cubrí con unas frambuesas frescas estupendas, pero creo que con un chorrete de chocolate templado podría estar para chuparse los dedos.

Tarta de queso "en un minuto"

 

¿qué os apetece más?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s