Bizcocho de boniato y nueces

Bizcocho de boniato y nueces

El boniato siempre me recuerda a mi padre. Él siempre me cuenta que lo comía siendo “chico”, lógicamente en estas fechas, asado al calor de una buena chimenea y como excusa para contar historias y hablar entre la familia. Lo recuerda como un premio dulce, algo que hay que valorar y saborear con placer y hoy, aunque su diabetes le recuerda que debe comer poco hidrato de carbono, de vez en cuando sigue disfrutando de un bocado de este estupendo tubérculo que tan versátil resulta. Hoy vamos a hacer un bizcocho con boniato y nueces.

El boniato tiene tantas denominaciones como provincias en España y, aunque se les llama de manera diferente (moniato, batata, papa dulce, etc) en realidad nos referimos todos al boniato anaranjado que difiere del blanco por ser más rico en betacarotenos y por ser el que mayoritariamente conocemos todos y está a nuestra disposición en los mercados. Sus propiedades nutricionales son similares a la patata, pero es mucho más dulce (de ahí que mi padre lo recordara como una “chuche”) por contener más almidones complejos y azúcares, por lo que tiene alguna caloría más, aunque no de manera sustancial. Por el contrario, es muy rico en ácido fólico y en vitaminas del grupo B y C, así como sus propiedades antioxidantes, recomendables, entonces, para prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Bizcocho de boniato y nueces

Vamos a por la receta, a ver qué os parece.

Ingredientes:
300 grs. de boniato
4 huevos
200 grs. de azúcar
250 grs. de harina
125 grs de aceite de girasol
1 sobre de levadura química
1 cucharada de miel
1 cucharada de canela
Nueces

Preparación:
Lo primero que haremos será preparar el boniato. Lo pelamos, los troceamos en dos o tres partes y lo metemos en el microondas aproximadamente 5 minutos. Miramos si está blandito y, si no es así, volvemos a meter un minuto más hasta que veamos que está hecho. Cuando lo esté lo sacamos con cuidado y lo aplastamos con un tenedor, para hacer un puré no muy fino.
A continuación batimos con varilla eléctrica los huevos con la miel y el azúcar hasta ver que ha doblado su tamaño y es casi una espuma. Le añadimos con cuidado, entonces, el boniato y el aceite y removemos con cuidado, para que el huevo no pierda el aire que hemos conseguido. Mezclamos, por último, la harina, la levadura y la canela, tamizada para conseguir que el bizcocho sea lo más esponjoso posible.
Movemos todo con movimientos envolventes pero suaves.
Seguidamente, engrasamos un molde y añadimos la mezcla. Ponemos por encima las nueces, o cualquier otro fruto seco que os apetezca (unas almendras crudas laminadas también le van muy bien) y metemos al horno aproximadamente 45 minutos.

Bizcocho de boniato y nueces

beig

Espero que os haya gustado… podéis verme, si os apetece en instagram, facebook y twitter.

firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s