Focaccia de bimi y tomates cherry confitados

 

Focaccia de bimi y tomate cherry confitado

L@s que me vais conociendo, sabéis que me gusta investigar nuevos productos que aparecen en el mercado, bien porque tenemos acceso a ellos gracias a los medios de transporte de que disponemos o bien, se trata de un nuevo producto, como es el caso que nos ocupa, el bimi, mezcla de brócoli y col china que está resultando de lo más interesante a la hora de cocinarlo por su versatilidad y sus nutrientes, una combinación perfecta. Vamos hoy, entonces, con esta deliciosa focaccia de bimi y tomates confitados, con la que participo en el concurso de Canal Cocina.

Os diré que esta verdurita conocida como bimi en España, se conoce en Europa con el nombre de broccolini y surgió como un cruce natural de dos especies de plantas crucíferas del grupo de”Brassica oleracea”, el brócoli y la col china. En Japón se conoce con el nombre “asparation” y se está trabajando en nuevas variedades o cruces naturales con intención de obtener productos con nuevas propiedades como, por ejemplo, un bimi dulce.

Focaccia de bimi y tomates cherry confitados

Un poquito de química, que ya sabéis que me encanta: es rico en glucosinolatos, un agente anticancerígeno propio de las brásicas, contiene sinigrina, que favorece la eliminación de las células precancerosas y, según varios estudios, el bimi ayuda a prevenir los cánceres de estómago, colon y pulmón. Si queréis conocer más sobre él, aquí tenéis más información.

Y ahora vamos con la focaccia, que últimamente estoy haciendo mucho porque me encanta, tan básica en sus componentes, pero tan sabrosa. Se dice de ella que es una especie de pan plano cubierto con hierbas y otros productos alimenticios. Se trata de un plato tradicional de la cocina italiana muy relacionado con la popular pizza, es realmente un pan con una textura entre una pizza y una pieza de bollería, muy esponjosa y muy sabrosa. Se puede usar como acompañamiento de otros platos o sola, de entrante, como en este caso. Así pues, vamos con esta focaccia de bimi y tomates cherry confitados.

Focaccia de bimi y tomates cherry confitados

Ingredientes (para dos personas):
250 grs de harina
125 ml de agua
50 ml de aceite de oliva virgen extra
½ cucharadita de azúcar,
15 grs de levadura fresca desmenuzada
Sal
12 tomates cherry
Una bandeja de bimi (aproximadamente 250 grs)
Dos dientes de ajo
Aceite de oliva virgen extra para confitar
Sal en escamas

Preparación:
Podemos hacerla a mano o con thermomix, si la tenéis, porque sabéis que salen unas masas estupendas.
A mano: Ponemos la harina y el resto de ingredientes formando un volcán y añadimos el agua templada (como a unos 40 grados) y movemos bien hasta formar una masa. La ponemos en un bol en un lugar cálido y la tapamos con un paño de cocina hasta que doble su tamaño, aproximadamente una hora.
Con thermomix: Ponemos en agua en el vaso y programamos 37º velocidad 1. Añadimos, entonces, la harina y el resto de ingredientes; mezclamos y programamos 2 minutos velocidad espiga. Dejamos reposar en el vaso tapado, en un sitio cálido, hasta que doble su volumen, aproximadamente una hora.

Una vez pasado ese tiempo, veremos que tenemos una masa superesponjosa, pero se puede manejar muy bien. La amasamos ligeramente un poco más, y volvemos a dejarla reposar una media hora cubierta, de nuevo, por el paño de cocina.

Focaccia de bimi y tomates cherry confitados
Mientras tanto, aprovechamos para confitar los tomates y el bimi. Retiramos el tallo más grueso de los bimi y lo reservamos para añadir a una crema de verdura o para hacer unos huevos revueltos. En una bandeja de horno, colocamos los tomates y el bimi, junto con los dos dientes de ajo sin pelar y regamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra (no hace falta sal, porque luego cubriremos con sal en escamas), horneándolo a unos 140º durante 30 minutos.

Como el horno ya está precalentado, sacamos la bola de la focaccia del bol y la extendemos (mejor con un papel film para que no se pegue al rodillo) y le damos la forma ovalada característica. Con un dedo le hacemos una muesca para colocar allí los tomates confitados. En este momento, podéis o bien incorporar el bimi en el centro de la focaccia y meterlo al horno o, como yo hice, meter la focaccia y, a media cocción, incorporar el bimi para que no se haga demasiado. Sea de una manera o de otra, antes aprovecharemos el aceite de confitar los tomates y el bimi y, con una cuchara lo pondremos por encima de la focaccia, que le dará un sabor maravilloso. Espolvoreamos con sal en escamas y meteremos al horno hasta que tenga ese tono tostado tan apetecible. Se toma templada.

beig

Acompañamientos: Casi todo el mundo coincide en que está deliciosa con un vino rosado, bien frío, por lo que esta vez nos vamos a decantar por tomarlo así, con un vino rosado casi helado.
Espero que os haya gustado.

Si os apetece, podéis seguirme en Instagram, Facebook y Twitter.

firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s