Brownie de queso fresco

Brownie de queso fresco

Existen tantas recetas de brownies como cociner@s en el mundo. Se trata de una de las recetas más conocidas, más sencillas de hacer y, también, más agradecidas que existen. Ya sea de chocolate blanco o negro, con cualquier tipo de fruto seco, de frutas, con especias, de café… en fin , una variedad casi interminable de combinaciones que hace que nuestra imaginación fluya e idee el más perfecto de los brownies, esa mezcla perfecta de sabores que nos transportará al séptimo cielo. Eso es lo que pretendo con esta receta de hoy, una combinación de ingredientes que lo hacen, si no perfecto, muy muy apetecible. Se trata del brownie de queso fresco.


Como todas las recetas que propongo, esta es también muy fácil de elaborar y con un resultado, también como siempre, sorprendente. El número de brownies dependerá del tamaño del molde; como veis el que yo utilicé era pequeño, por lo que el brownie es más alto; eso lo podéis elegir a vuestro gusto.

Brownie de queso fresco
Ingredientes:
150 grs de mantequilla a punto de pomada
150 grs de chocolate negro (con un 70% de cacao, al menos)
4 huevos
140 grs de azúcar
2 sobres de azúcar avainillado
180 grs de harina
200 grs de queso fresco para untar
1 cucharada de maicena
Alrededor de 75 grs de pipas de calabaza peladas
1 pizca de sal
Mantequilla para el molde del horno.

Preparación:

Fundimos 110 grs de mantequilla con el chocolate a fuego lento (si lo hacemos en el microondas, poco a poco). Removemos bien y lo dejamos enfriar. Mezclamos con la batidora los 3 huevos, 125 grs de azúcar, 1 sobre de azúcar avainillado y un poquito de sal. A continuación, añadimos la mantequilla con el chocolate, la harina, mezclando todo bien hasta conseguir una masa homogénea.
Engrasamos bien un molde de horno y vertemos la mitad de la masa anterior, alisando bien la superficie. Este es el momento de encender el horno; lo ponemos a 170ºC (150º con ventilador).
Mezclamos el queso fresco con el resto de la mantequilla (es decir, 40 grs) hasta obtener una crema. Incorporamos el resto del azúcar (15 grs), el azúcar avainillado y la maicena. Una vez mezclado, añadimos las pipas de calabaza. Vertemos esta crema de queso sobre la masa de chocolate, alisando bien la superficie con una cuchara y, con ayuda de dos cucharillas, repartimos encima el resto de la masa de chocolate formando islas.
Horneamos todo unos 35 minutos, dejando enfriar sobre una rejilla. La mezcla de chocolate negro con el queso y el ligero toque de vainilla está, decididamente, delicioso.

beig
Os recuerdo que, si os apetece, podéis seguirme en facebook, instagram y en twitter.

Brownie de queso fresco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s