Crema fría de remolacha y tomate

crema fría de remolacha y tomate

Las cremas frías son siempre un buen aliado en estos momentos de tantísimo calor; la que os propongo hoy es una crema que se hace en frío, sin cocción, por lo que te aporta todos los nutrientes sin pérdida por el calor. Al extraordinario aporte de hierro y vitamina C de la remolacha, se unen las cualidades del tomate, como son su bajo contenido en sodio, muy recomendable para personas con hipertensión, su gran aporte en fibra, sobre todo si se come con su piel, minerales como potasio, fósforo o magnesio. No dudéis en probar esta crema fría de remolacha y tomate que hará las delicias, seguro, de los vuestros.

Como ya sabéis, lo que conocemos como remolacha es la raíz de la hortaliza del mismo nombre y sobresale por ser un anticancerígeno muy potente, al ser rica en flanovoides ( en especial, la betanina, que le da ese color rojo tan característico). Como tiene mucho ácido fólico, ayuda a la prevención de la anemia en mujeres embarazadas o con problemas de hierro; es depurativa, con un alto contenido en vitamina A y C, es beneficiosa en caso de hipertensión…un sinfín de propiedades que, espero, os hayan animado a probarla.

crema fría de remolacha y tomate

Se puede consumir cruda, cocerla (con piel, para mantener mejor sus propiedades) o comprarla envasada (aunque pierde parte de sus beneficios). Nada mejor para empezar el día que tomar, en ayunas, una remolacha pequeña, media manzana, ¼ de limón y una zanahoria ( le podéis añadir una cucharadita de levadura de cerveza si tenéis los niveles de hierro bajos). Ahora vamos, entonces, con esta crema fría:

Crema fría de remolacha y tomate

Ingredientes:
– 600 grs de tomates maduros
– 2 remolachas
– 1 rama de apio
– 1 limón
– 60 gr de aceite de oliva virgen extra
– Sal
– Un vaso de agua

Preparación:
Lavamos bien el limón y rallamos la piel. Lo partimos por la mitad y lo exprimimos. Reservamos.
Si tenemos una trituradora potente, lavad bien los tomates, quitadles el pedículo y trituradlos hasta obtener un puré (en caso contrario, los podéis pelar y los trituramos, igualmente). Añadimos las dos piezas de remolacha, la rama de apio, el zumo del limón, la sal y el vaso de agua (aquí podremos incorporar la cantidad que queramos, dependiendo de la textura que le queramos dar a la crema) y trituramos. A continuación, y sin dejar de triturar, agregamos el aceite de oliva y dejamos que emulsione. Lo guardamos en la nevera y dejamos enfriar un par de horas, para que los sabores se potencien.
Servimos con la ralladura de limón y unas gotas de aceite de oliva virgen extra por encima. Os aseguro que está riquísima, muy fresca, fácil y llena de beneficiosos nutrientes.

beig

crema fría de remolacha y tomate

Anuncios

2 comentarios en “Crema fría de remolacha y tomate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s