Tomates confitados

Tomates confitados

No concebimos un verano en nuestro país sin un buen tomate en la mesa, ya sea en ensalada, con un buen aceite de oliva virgen extra, junto a un sabroso jamón y una rica rebanada de pan o como salsa de alguna pasta. Aunque ahora se pueden encontrar a lo largo de todo el año, como dice Su de webosfritos.es, su aspecto es “plasticoso”, por lo que ahora es el mejor momento de saborearlos. Desde los conocidos de Cuenca hasta los de Barbastro, tenemos una extensa variedad de texturas y sabores que nos harán disfrutar, sin duda, del momento. Hoy os propongo confitar unos estupendos tomate pera que podréis usar como acompañamiento en una tostada con queso o una rica pasta al dente.

 

 

Aunque, como os decía antes, la vida natural del tomate transcurre desde febrero o marzo en que se suelen plantar, recogiéndose en junio, en la actualidad podemos disponer en el mercado de casi todas las variedades casi todo el año aunque, lógicamente, no estén ni en su plenitud de sabor ni de textura, por lo que una buena solución es guardarlos “a la antigua”, es decir, hacer conservas, bien en salsa o bien confitados, como os sugiero hoy (y si vuestra familia os da tiempo a hacerla y no se los comen antes).

Tomates confitados

Las variedades que podemos encontrar son infinitas y podemos elegirlas en función de nuestros gustos o de la receta que vayamos a hacer y que mejor se adapte a ella. Así, contamos con el rosa de Barbastro, uno de los más sabrosos, seguido del corazón de buey, con una curiosa  forma acorazonada, de un tamaño y color rojo bastante llamativo, sabroso y de pulpa abundante y carnosa.

También nos podemos encontrar con el famoso “raf” que recibe su nombre de las iniciales “Resistente al Fusarium”, ya que es una mezcla creada contra ese hongo, igualmente muy sabroso, crujiente y con un sabor entre dulce y agrio. El kumato, también un híbrido, es conocido por su color verde oscuro casi negro.

Están en su mejor momento también los de colgar en rama, que forman unos racimos de tomates rojos, perfectos para tener en huertos pequeños, incluso en terrazas, al igual que los cada vez más usados cherrys. Podríamos seguir hablando de variedades como el amarillo, el Montserrat, el de Tres Cantos, Roma, etc , pero hoy nos centraremos en el de pera.

Ingredientes:

20 tomates pera maduros

4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

2 cucharadas de azúcar moreno

3 cucharadas de vinagre balsámico

Tomillo

Sal gorda

Preparación:

Lavamos los tomates, los cortamos longitudinalmente y los disponemos en una bandeja de horno. Espolvoreamos por encima el azúcar, el tomillo, la sal. A continuación, añadimos los líquidos: el vinagre y el aceite.

Es el momento de meterlos en el horno. El tiempo de cocción dependerá del punto que queráis darle; pueden resultar totalmente deshidratados o, como en mi caso, con una textura media. Para ello, deberemos poner el horno a 90º durante dos horas, y a 150º con aire otras dos horas.

beig

Se dejan enfriar y, seguramente, los usareis inmediatamente. Si os ha gustado la receta, podéis dejarme un comentario en el blog, en Facebook o en Instagram. ¡os espero!

Tomates confitados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s